Cosas que pongo :P

domingo, 11 de agosto de 2013

CAPÍTULO 24


-Vas a bajar.
-No, no Louis que me da mucho miedo.
-Pero si es fácil, solo tienes que poner un pie aquí, e ir bajan...
Vi como iba cayendo por las escaleras, temo por su vida. Bajo las escaleras como un rayo y lo cojo por la espalda antes de que siga cayéndose. Veo que se intenta ocultar la cabeza.
-Eres un jodido cabrón. Te has tirado. Joder Louis podrías haberte matado.
-¿Estas enfadada?
-Pues sí, bastante.
-Pues ahora date la vuelta y mira todo el tramo de escaleras que has bajado.
-Oh Dios, lo he hecho, LO HE HECHO. Soy una crack, una crack, una una una crack.
-¿Que narices estas haciendo?
-Es el baile de la victoria.
-A ti lo que te pasa es que eres tonta.
-Oye, un respeto a tu prometida.
-Suena precioso viniendo de ti.
-Y es precioso que hayas hecho esto.
Comenzó a sonar mi teléfono. Miré a Louis. Nos habían jodido nuestro pequeño momento.
-Venga cógelo

-Conversacion telefónica-

-¿Quien llama?
-Mandy, soy Cameron.
-Te he dicho miles de veces que no me llames Mandy.
-Tenemos que decirte algo, tengo el altavoz puesto con Christina.
-Vale. Hola Chris.
-Hola Amanda.
-Louis y tú vais a ser tíos.
-¿Que? ¿Va en serio?
-Amanda tía tengo unas arcadas que no puedo y las tetas como dos piedras asi es que no me vengas con coñas.
-Vale vale tranqui. NO ME PUEDO CREER QUE VAYA A PASAR ESTO. -comecé a hablar español con Cameron-
-A que te ha hecho ilusión.
-Un montón. Ya verás cuando se lo diga a Louis.
-¿Y a vosotros como os va por Punta Cana?
-Genial, ya te contaré cuando volvamos.
-Eso suena bien. Espera, ¿es que no te vas a quedar allí de por vida?
-No seas cabrón y cuelga que luego ya verás como te va a subir la factura del teléfono.
-Vale enana. Muchos besos. 
-Tambien para vosotros.

-Fin llamada telefónica-

Me dí la vuelta colgando el teléfono. Louis estaba arrodillado delante de mí.
-¿Es que te pensabas que te ibas a quedar sin anillo?
-Oh, es que te comía a besos y no paraba.
Me colocó el anillo en el dedo. Era precioso. Me quedé mirándolo tiempo. Bueno no mucho. Lo abracé. Como nunca había abrazado a nadie. 
-Vamos a ser tíos.
-Anda, y será verdad.
-Sí, no me lo puedo creer.
-Tu tienes algo pendiente conmigo.
-¿A si?
-Si...
-Pues no se de que me estas hablando... igual vas a tener que refrescarme la memoria.
-¿Que te refresque la memoria? Pues no se como... Igual así.
Me tiró a la arena quedándose él encima de mi. Me besaba, casi no me acordaba de como besaba. Me mordió el labio inferior a lo que contesté con un suave gemido. Se deshizo de su camiseta. Entonces me puse a pensar, seguro que quería hacer eso. Lo había pensado durante todo el día y estaba segura de que sí. Lo iba a hacer.

A la mañana siguiente...

Me despierto, pero no estoy en la playa, estoy en la cama pero Louis no está. Me ha dejado una nota en mi mesilla de noche.

''Eres la dormilona mas guapa que he visto nunca. He salido a la playa, no tardaré mucho''
                              Te quiero
                                                                             Louis xxxx.

Me asomé a la ventana de la habitación. Tampoco estaba en la playa, este chico me estaba empezando a preocupar, aunque me estaba entrando. Salí a la cocina y me hice mi cola-cao. Hasta que un ruido de bolsas me despertó completamente.
-A la cama.
-¿Qué? Ahora que estoy despierta del todo no.
-Yo que vengo de hacer la compra y te iba a llevar el desayuno a la cama.
-Si es que mira que cuando pones esa carita sabes que no me puedo resistir.
-Ya pareces mi abuela.
-Oye, oye un respeto a tu novia.
-¿Qué has dicho?
-Hay no, a tu prometida a tu prometida. 
-Vale, por esta vez te lo paso. Pero volviendo al tema. No hace falta  que te vayas a la cama.
-¿Ahora no hace falta?
-No.
-¿Y eso?
-Porque como te metas a la cama te voy a sacar esa camisa como sea.
-Oh Louis creo que me está entrando mucho sueño... será mejor que me vaya a la cama y que alguien me quite esta camisa que... Parece ser que me queda mejor que a tí.
Salí corriendo de la cocina para meterme en la habitación y cerrar la puerta con pestillo antes de que Louis entrara.
-Amanda dejame entrar.
-No, si tanto quieres entrar inténtalo. Vamos, eres listo Tomlinson.
Oí como intentaba echar la puerta abajo. No pudo. Pobrecito. Enconces comenzó a dar golpes en la puerta.
-Amanda, cariño. Dejame entrar.
-Por mucho que digas ''cariño'' no creas que vas a entrar.
-¿Y si te canto una canción?
-No no no.
-¿Y que quieres que haga para poder entrar?
-Un masaje de pies. Y me vas a pintar las uñas. Y... que más ah si, Como no me beses un mínimo de 40 veces diarias me voy a enfadar...
-¿Eso es todo señorita?
-Bueno, eso y que entres y me quites la camisa.

miércoles, 26 de junio de 2013

CAPÍTULO 23


-No respondes.
-Ya lo se, es que estoy en shock.
-Es comprensible.
-Si.
-Gracias por darme la razón, enana.
-Que no, que si, que si que si.
-¿Que sí qué? ¿Que si a que te casas o a que tengo razón?
-Que si y que no. Que me caso y que no es comprensible.
-¿Voy a tener que discutir contigo?
-Solo si quieres.
-Estas tu muy tonta.
-Huy... no la cagues ahora.
-¿A que te lo mejoro?
-No se si reir o asustarme.
-Que si.
-¿Que sí que?
-¿Que si que el que?
-¿Que haces?
-Ves, ¿a que fastidia y te quedas con la intriga?
-Mira que eres bobo Willy.
-Mira que eres bobo Willy -Dijo imitando mis palabras- 
-Así no lo mejoras -me estaba enfadando y eso no mola, se me nota, lo noto-
-Sabes, siempre ha habido una cosa de ti que siempre he odiado.
-¿El qué? ¿Mis ojos ,mi sonrisa, mi nariz, mis dientes, mis orejas, mi pelo, mi cuerpo, mis extremadamente largos brazos, mi mal caracter? Yo si quieres sigo.
-No. Tu apellido antiguo.
-¿mi apellido antigu...? Ahh, ya lo pillo.
-Hablas tu muy rapido.
-¿Es que hoy es el día de decir cosas sobre Amanda?
-No, es el día de decir cosas sobre Amanda Catherine Margaret Tomlinson.
-Tonto.
-Chst, para tonta tú.
-¿A que ahora te digo que no?
-Ni se te ocurra decir eso.
-¿Y si lo digo otra vez?
-Te perseguiré por toda la playa hasta que caigas agotada y me dejes hacerte cosquillas.
-Trato hecho.
Se hizo el silencio, sentados, en la playa, notando como la marea subía mas y mas. ¿Cuánto tiempo llevaríamos en silencio? ¿5, 6 minutos?  eso era demasiado. Algo le pasaba y yo lo sabía, debía de saberlo.
-¿Que te pasa?
-Nada.
-¿Te crees que me chupo el dedo?
-Mira que estás pesadita...
-¿A que ahora te digo que no?
-Ya puedes empezar a correr.
Comencé a correr lo más rápido que pude, pero el también era rápido. Al parecer, haber sido animadora durante toda mi estancia en el instituto había servido de algo. Ahora tenía muchísima mas resistencia y era bastante más veloz. Me paré en seco. No podía continuar, eso me daba miedo y no había barandilla. Me cogió por la espalda.
-A ti te pasa algo que no me quieres contar.
Yo solo señalaba las escaleras.
-Son las escaleras, ¿no?
Asentí.
-Tengo una extraña fobia que consiste en que no puedo bajar las escaleras. No puedo, me da miedo.
-Bueno ya es hora de que superes esa fobia.
-No, no quiero, no, no.-Me agarré a su pecho como si fuera un almohadón, no quería llorar, pero debía hacerlo. Lo notó.-
-Ya has llorado suficiente por hoy. Te quiero.
-Yo más.

domingo, 19 de mayo de 2013

CAPÍTULO 22


Conclusión: Soy la chica más imbécil de todo el planeta, una insensible, una inmadura.
No entiendo como un miedo, o una fobia había podido interponerse entre nosotros, me sentía entre la espada y la pared, como cualquier chica incapaz de poder decidir algo. Había sido la tontería mas grande que había dicho, bueno, no creo que se lo tomara como una tontería, pero bueno. El caso es que después de todo, no había pasado nada, ABSOLUTAMENTE NADA. Este había podido ser uno de los mejores momentos de mi vida, pero no, tenía que joderlo de alguna manera. Creo que no estaba enfadado conmigo, pero yo sí lo estaba conmigo misma. ¿Qué narices me pasaba?, esto tenía que pasar algún día, pero nunca había pensado como tomármelo, y más después de todo. Me habían intentado violar, y aunque con eso al final no pasara nada, yo no estaba bien psicológicamente, los dos eran como las caras de  una moneda, diferentes en todo y no supe como actuar ante aquello. Estaba traumatizada, por suerte, Nic, lo superó, no como yo. Necesitaba hablar con ella, iba a ser la única que me podía entender.

Conversación telefónica

-Nicole, soy Amanda, necesito hablar contigo.
-¿Que te ha pasado belleza sureña?
-Pues digamos que esta mañana, cuando estaba con Lou...
-No me digas que ha pasado.
-No, no ha pasado nada, ese es el problema.
-Ha sido por lo de Chris ¿verdad?
-Sí, me he sentido incapaz de nada, no podía.
-Amanda, tienes que superarlo, al fin y al cabo, si de verdad te qui...
-Ya, pero y si se enfada, o no quiere saber más de mí, o pasa de todo esto...
-Lo primero, no llores que luego se te pone la cara llena de manchas rosas y no te pega. Lo segundo, ¿Si no te quisiera, crees que hubiera estado a tu lado cuando tus padres desaparecieron? ¿o cuando no le importo que te fueras a la Julliard para cumplir tu sueño?
-Tienes razón.
-Creo que la única manera de superar tus miedos es enfrentarte a ellos, y aunque esto no sea un miedo exactamente, podrías tomártelo como tal. Que vas a superar ese miedo sea como sea.
-Muchísimas gracias.
-Una preguntita de nada, ¿qué hora es en Punta Cana?
-Son sobre las 7 y media de la tarde o por ahí.
-Vale, creo que mi indirecta ha llegado.

Fin conversación telefónica

Me asomé a la ventana de la habitación. Llevaba puestas unas bermudas azules y una camiseta blanca, estaba descalzo y llevaba ese gorrito que tanto me gusta. Miraba al mar, o eso pensaba. Tenía que salir de la habitación, tenía que estar con el, a su lado, tal y como el había estado conmigo. Salí corriendo haciendo el menor ruido posible, le agarré por la espalda y le abracé, como nunca había abrazado a nadie.
-Me estas manchando de mocos.
-Lo siento, lo siento por todo, por haber sido una imbécil y por encerrarme en la habitación dejándote fuera, por haber sido una mala novia por...
-Eso no lo vuelvas a decir jamás -me interrumpió- jamás vuelvas a decir eso, nunca vuelvas a hacerlo. ¿comprendido? Todo eso son mentiras que tu cabecita bonita hace, ni se te ocurra volver a decir eso, eres la mejor persona que puede existir bajo la faz de la Tierra, y no puedo consentir que te engañes a ti misma.
-¿Que haría yo sin ti?
-¿Y que haría yo sin ti, pequeña?
-Me has llamado pequeña.
-Porque lo eres, y siempre lo serás para mí.
-Te Quiero.
-¿Quieres ver una peli?
-No veo por que no.
Nos pusimos a ver ''El Rey León'' en el momento en el que muere Mufasa nos pusimos a llorar como imbéciles, pero hay que admitir, que ese momento, es muy triste.
-Ven, sal a la playa. Tengo que decirte algo.
Me temo lo peor, puede ser que lo que le dije a Nic pudiera pasar en ese mismo instante, tenía miedo. Nos quedamos a la orilla del mar.
-Bueno, Amanda, quisiera decirte que estos meses han sido los mejores de toda mi vida, que contigo todo lo malo del mundo desaparece, y haces que todo parezca mejor, has hecho que me sienta el tío más afortunado del mundo, y aunque hayamos estado mas tiempo separados que juntos, no quiero que eso vuelva a pasar, aunque pasará. Por eso quería pedirte que aunque no sea ahora, aunque sea dentro de días, de meses, de años, de siglos, que estés junto a mí, que nunca me dejes solo, que vivas tu vida a tu manera pero junto a mi.
-Al grano.
-Cásate conmigo.
--------------------------------------------------------
Capítulo 22 subido, espero que os guste, comentad, y recuperaros del shock xxxxx.

lunes, 13 de mayo de 2013

CAPÍTULO 21


-Amanda, Amanda cariño despierta, ya hemos llegado.
-¿Dónde estamos?
-Tu cuando te despiertas no vas muy bien de la cabeza ¿no?
-Me vas a contestar ¿si o no?
-Repasando mi historial ¿crees que te lo voy a decir?
-No, pero si cuela, cuela.
-Te tienes que poner esto. -Dijo dándome un pañuelo.- Porfa.
-Venga va pero sólo por ser tú.
Me puse el pañuelo en los ojos y me guiaba hacia donde quisiera que fuéramos  Me metió en un coche y luego en un barco, o bote, o lancha, o lo que fuera eso. Me quitó los zapatos. Noté al caminar la arena. Arena. Arena de playa. Me ha llevado a la playa, y hace calor. Soy tan inteligente que llevaba un jersey de lana gordísimo. Me seco las manos en el pantalón  estoy nerviosa y me sudan las manos, Louis me dice que me quede allí quieta, y no haga nada. Escucho el sonido de las olas durante 3 o 4 minutos, y me quito el jersey quedándome solo con un camiseta de manga corta azul, algo mas clara que el jersey. Al final opto por sentarme en la arena, me remango los pantalones a tientas, y dejo que las olas me mojen los pies. No experimentaba esta sensación desde hacía unos años, cuando nos fuimos de vacaciones a una cala de la Costa Blanca Española. Louis estaba tardando y me estaba empezando a preocupar,                          a saber que estaba haciendo allí dentro o acaso, ¿Me estaba preocupando por cosas de las que no debía preocuparme? Me estaba rallando y mucho, necesitaba despejarme la cabeza de alguna manera, pero no sabía cómo. Comienzo a pensar en todo lo que puede haber aquí, imagino un playa con unas casitas por alrededor, o incluso un embarcadero. Agua cristalina y una luna inmensa, como en las peliculas. Noto que alguien me coge por la espalda y me sube a hombros, le toco el pelo y la cara. Es Louis.
-¿Que haces? ¿Te crees que soy un saco de patatas?
-Sí, exacto, eres mi saco de patatas particular. ¿Y sabes que le pasa a mis sacos de patatas?
-Sorpréndeme.
-¡Les hago cosquillas!
Me tiró a la cama así a lo bruto y empezó por la tripa y el costado, el muy listo conocía perfectamente mis puntos débiles.
-No te toco los pies porque seguro que huelen peor que los míos.
-Oye no te pases, vale, vale, Louis para, de verdad. ¿A que ha venido eso de mis pies?
-Es mi forma cariñosa de decir que te quiero. ¿Tu no tienes una forma cariñosa de decirlo?
-Venga, ahí va. Si me vuelves a tirar a la cama como si fuera un saco de patatas te doy un premio.
-Eso esta hecho.
Me tiró otra vez, pero esta vez, él se quedó encima de mí. Me estaba imaginando lo peor, o bueno igual era lo mejor, no es que estuviera demasiado segura de todo. Lo besé impulsivamente, sin saber por qué una parte de mí no quería hacer nada más, pero la otra parte, sí.
-Espera, ahora vuelvo, tengo que ir a por algo.
Noté que me mentía, y cuando me engañan, me entra sueño, noto que los ojos se me van cerrando cada vez más, hasta que el sueño puede conmigo.



-Pues eso tío, que cuando se lo iba a decir que quedó durmiendo.
-............
-Pero, ¿y si me dice que no? Todo puede pasar.
-............
-Sí Harry, estoy enamorado. Anda pásame a Liam.
-............
-Pues me voy a tener que esperar a que se despierte y me la llevaré a la playa.
-............
-Sé que es una locura, pero no se Liam, me hace tanta ilusión.
-............
-Vale tío, ya hablamos, cuidaos por allí.

Me ha dejado complétamente anonadada, a saber que quiere hacer, o, que no quiere hacer, mejor, hago que me despierto.
-Buenos dias enano.
-¿Que haces tu despierta a estas horas?
-¿Que crees tu que hago?
-Dime que no has escuchado la conversación.
-¿Que conversación? -dije haciendome la loca-
-Nada, nada.
-Bueno, pues tu a lo tuyo. Me voy a desayunar.
-De eso nada, tu te quedas aquí, que ya te traigo yo el desayuno.
-Oish, que monada que eres.
-Lo mejor para la mejor.
-Ambos sabemos que eso no es cierto.
-¿Ah no?
-No, ¿O tal vez si? No lo se, estoy demasiado zombie como para pensar.
-Pues eres la zombie mas morena que he visto en mi vida.
-OH SEÑOR, LOUIS WILLIAM TOMLINSON ME HA LLAMADO ZOMBIE MORENA. Me merezco un pin.
-Tu si que eres un pin. 
-Soy un pin.
-Pero eres el pin mas bonito del mundo -Dijo echandose encima de mi.
-¿Me vas a hacer cosquillas?
-Pues claro que si.
Comenzó a hacerme cosquillas por el cuello, no podía parar de reir y chillar, los dos sabíamos en que acabarian las cosquillas, y vosotros, bueno, ya os imaginais.

---------------------------------

Sé que este capítulo es mas corto, pero aunque no lo creais no he tenido mucho tiempo, y más ahora que empiezan los examenes. Pero doy fe, que en verano intentaré subir cuanto más mejor. Como siempre os pido que comenteis, porfa *insertar carita de pena* xxxx

martes, 9 de abril de 2013

CAPÍTULO 20


-Amanda. Amanda, Joder fétida asquerosa mueve el culo.
-Charlie ¿Qué Quieres? -Lo miré, tenía los ojos rojos, y la nariz hinchada- Ha sido Eleanor ¿no? -asintió- ¿Que tiene esa chica que siempre causa la misma reacción?
-Es que, me acaba de llamar y me ha dicho que, que, que
-Charlie cariño, si lloras no te voy a entender.
-Se enrolló con Louis.
-¡QUÉ! Esto es una broma de mal gusto, dime que es mentira.
-Es mentira. ¿Te he asustado eh?
-¡Charles Conor Christopher Carter-Jones! ¡Si vuelves a hacer eso te aseguro que te corto tu preciosa melena sureña!
-Louis quiere hablar contigo.
Se sentó a mi lado en la cama, y me abrazó, mucho, muchísimo.
-Lo he visto
-¿Que has visto el que?
-What Makes You Beautiful.
-Me estás rallando.
-¿Te acuerdas del día que te vi en el teatro y me dijiste que harías el arreglo?
-Sí.
-Pues mira que han mandado de la Julliard.
-Eso lo tenían que enviar mañana... Ahora me pongo triste.
-No te pongas triste cosa fea.
-¿Y quieres que no me ponga triste cuando mi novio me dice ''cosa fea''?
-Exacto.
-¿He dormido mucho?
-¿Y si te digo que ya es Navidad?
-Te creo, voy demasiado tonta como para hacerte caso. ¡Joder tu regalo de cumpleaños! Se me ha pasado.
-¡Quiero abrirlo!
-Toma, anda.
Lo abrió cuidadosamente, muy despacio.
-¡ME ESTAS TOMANDO EL PELO, ÁBRELO YA DE UNA VEZ!
-Tienes mal humor el despertar eh..
-Es solo el Jet Lag.
-Oh Dios, no puedo creerlo, ¡ESTÁ FIRMADO!
-Sí, ahora cuando estes fuera, te acordarás de mí y de The Fray. Si es que yo pienso.
-Tengo una novia lista, hago buenas elecciones.
De repente entraron las gemelas, saltando y chillando.
-¡Es Navidad! ¡Es Navidad!
-Ahora ya te creo.
-Ven baja Amanda.
-Bajo ahora mismo, voy un momento al baño.
-Vale.
Si hay que ver lo monas que eran estas niñas, me las comía, entré al baño y me lavé los dientes, una rareza de las mias. Me puse las zapatillas de estar por casa y bajé abajo. Estaban todos los hermanos, incluidos los mios, que hacían el cabra con Lottie y Fizzy.
-Buenos Días Familia.
-Buenos Dias so tonta -Dijo Charlie.
-Estas muerto.
-Yo no estaría tan segura. 
-¿Ah no?
-Piensa con tu cabecita bonita, Mido 2.10, y te doblo en peso, vas a morir tu.
-Pues ahora piensa con tu cabeza fea que te tengo controladas las cosquillas.
-No, cosquillas no, en serio, por favor.
-Retira lo que has dicho.
-No.
-Cosquillas a la una...
-Vale, vale lo retiro.
-Veis, se acojona, es como un niño pequeño.
-Soy el pequeño.
Una vez estabamos todos abajo, abrimos todos los regalos, y nos subimos a arreglarnos para la comida, Yo estaba en la habitacion de Lottie y de Fizzy, pero ella ya estaba vestida y se bajó a ayudar a Jay a hacer la comida.
-Amanda, ¿Te puedo hacer una pregunta?
-Si, lo que quieras.
-¿Con cuantos chicos has estado?
-Pues a ver, estuve con varios chicos desde que cumplí trece o por ahí, pero eso no duraba ni dos semanas, y luego mas serias he tenido 3.
-¿Y lo has echo con alguno?
-¡LOTTIE!
-¿Eso es un si o un no?
-No, por ahora.
-Eso es que...
-Sí.
-Tu y yo nos entendemos bien.
-Ohh será el destino.
-Noo será el amor.
-Posiblemente....
-Mañana te vas de vacaciones con mi hermano.
-Si, tengo unas ganas. -Me tumbé de golpe en la cama-
-¿Y a donde vais?
-No me lo quiere decir, sólo que me lleve ropa fresquita.
-Entonces te llevará a Punta Cana, lo ví el otro día cuando se dejó el ordenador abierto. Soy un hacha, lo se.
-¿Has dicho Punta Cana? ¿HAS DICHO PUNTA CANA?
-Sí, no te pongas nerviosa.
-Es que, adoro Punta Cana. ¿No nos estará oyendo el mozo?
-No tranquila, entre que está medio sordo, y que su habitación está en la otra punta nunca se entera de lo que pasa por aquí.
-Que suerte la nuestra.
Como quedaba tiempo para comer, empecé a estudiar historia, tenía que hacer una prueba para poder engancharme a la universidad, es decir, la selectividad por segunda vez. Vamos Amanda, la monarquía de los Austrias no puede contigo. De repente, se empezaron a oir ruidos en la ventana. Me asomé y ví a Louis tirando piedras pequeñas a la ventana.
-Oh Julieta ¿por qué eres tú mi Julieta?
-Oh Carlos,  ¿Por qué tenías que ser de España I y de Alemania V?
-¿Me has llamado Carlos?
-Es que estoy estudiando, ¿Me has llamado Julieta?
-Me hacía ilusión cosa fea.
-¿Con que cosa fea? Muy bien, te lo has ganado a pulso.
Estaba todo nevado, y el estaba en el jardín, era lo justo, ya os imagináis de que estoy hablando.
-Muerte de nieve. -Exclamé- Eso te pasa por llamarme cosa fea. 
-No es justo, yo te lo digo con cariño.
-Y yo te tiro la nieve con cariño. Porque te quiero.
-¿Me estas poniendo ojos de corderito para que no te tire nieve?
-Posiblemente.
-Sabes que eso no funciona.
-¿De verdad que no te gustan mis ojos?
-No he dicho eso, solo que no me funcionan los ojos de corderito.
Apreté la nieve que tenía en la mano y me fui acercando poco a poco hacia él, cada vez estábamos mas cerca, y se la metí por la camiseta. 
-Já. ¿Ahora que dices sobre mí?
-Que te quiero y que tengo hambre.
-¡Comamos!
-Quiero tocar la pandereta.
-¿Y eso que sentido tiene? 
-Que es navidad y me apetece tocar la pandereta. Tu madre me ha dicho que tienes una maleta con ropa en la habitacion de Lottie, y que si quieres algo más se lo pidas.
-Mirala que maja. Tengo unas ganas de que sea mañana. Si me hubieras dicho antes lo de la pandereta te la regalaba por Navidad.
-Si es que mira que soy tonto.
-No vuelvas a decir eso, te lo prohíbo.
-Anda, no seas mandona.
-No soy mandona, sólo lo digo porque si te dices eso a tí mismo acabarás teniendo una mierda de autoestima, y yo no quiero que estes triste :(
-Eres tan mona.
-Anda, no digas tonterías.

sábado, 2 de febrero de 2013

CAPÍTULO 19



Calmamos a Beth, incluso se comportó de una manera medianamente normal, salió fuera con mis padres y con Liberty de la mano, ví como el Porche rosa se alejaba, pero solo con una persona en él, era Meredith, su pelo anaranjado se veía a kilómetros a la redonda. Subimos a por toallas para los demás, se secaron y fuimos a hablar con mi padre. Al salir, le pidió a Louis que tenía que decirle algo, mi padre olía algo, y no es que se pudiera determinar demasiado bien a primera vista si mi padre estaba de muy buen humor. Me dió las toallas que llevaba él y llegué a la piscina. Me mandaron un mensaje al WhatsApp, era Louis que había entrado dentro de la casa, solo.

Lou: Tu padre impone mucho fea...
Yo: A saber que te ha dicho...
Lou: Buff... Ya te contaré ha sido muy franco conmigo.
Yo: Eso es bueno, es un hombre de ideas claras.
Lou: Pues da mucho miedo... pero parece buena persona.
Yo: Lo es, se parece a mi jajajajaja.
Lou: Como se nota que no tienes abuela...
Yo: Pues va a venir esta tarde, si quieres se lo comentas y que revise el árbol genealógico.
Lou: Te has quedado solita en la tumbona, te veo desde la ventana.

Miré a la ventana y estaba haciendo el tonto con Liberty a hombros haciendo caras raras, detrás aparecía Harry de vez en cuando haciendo como que nadaba. Daban miedo, pero a pesar de todo les quería mucho, muchísimo, mas de lo que había podido imaginar. Ví que Amy se acercaba a mí, ya no estaba sola, pero, a veces mejor sola que mal acompañada.
-Mira bonita -se acercó y me habló como si fuera mi superior- te aviso de que ni se te ocurra tocar a Louis, está enamorado de mí, bueno, se muere por estar conmigo.
-Lo veo raro, bastante raro, bonita. -dije imitando sus palabras, miré a la ventana, ahora era Harry quien sujetaba a Liberty y Louis salía por el porche y se dirigía a nosotras dos. Amy seguía hablando, pero pasaba de ella. Louis se acercaba a nosotras, ¿y si lo que Amy decía era verdad? Se sentó a mi lado en la tumbona y me besó, si lo pensaba desde los cristales del salón se podía oir lo del exterior.
-No me muero por estar contigo, me muero por estar con ella.
-Calla Fétido. Se que estas loco por mi
-Yo soy la única, que le llama fétido.
-Eso, ella es la única.
Se fué con el rabo entre las piernas, y nos dejó tranquilos, vimos que había una hamaca vacía, cosa que no era normal, puesto que Harry y Nicole siempre estaban allí. Nos tumbamos.
-¿Y te dolió?
-¿El qué?
-Vamos no te hagas la tonta.
-Tengo un vídeo de mi sufrimiento, es muy chachi, salgo gritando, tapándome los ojos y apretándole la mano a Kristel, tengo una extraña fuerza en la mano...
-Eres tonta.
-Y tu imbécil. Mira esa nube parece un conejo.
-Pues yo veo un jarrón con flores.
-Pues yo sigo viendo un conejo.
-Pues yo creo que es un jarrón con flores.
-Pues al lado hay un unicornio, que lleva una chaqueta motera.
-¿Y como sabes que es una chaqueta motera?
-Por los puños y el cuello. -me miró raro- Mi hermano es aspirante a diseñador y cundo se pone triste... buff no hay quien lo aguante.
-Amanda, ¿esa chaqueta que llevas es mía?
-Sí eso creo. Es que me encanta, y encima me queda bien.
-No lo dudo, te queda muy bien. Es toda tuya.
-¿Qué? ¿Lo dices en serio? Oh Dios, tengo la chaqueta de Louis Tomlinson. ¡No me lo puedo creer! -Mal, se me estaban poniendo los ojos brillosos. Puta Julliard.- Mañana es día 6 ¿no?
-Si -miró su teléfono para confirmarlo- mañana es 6.
-Mierda, tengo que hacer las maletas.
-¿Las maletas?, ¿Cómo que las maletas?
-Mañana llego a Nueva York, ingreso en la Julliard.
-Vale, vamos a tomarlo con calma. ¿Y la Universidad? 
-No han puesto problema, empiezo en Enero.
-¿En enero?
-Si, vuelvo de NY el 23 de Diciembre.

23 de Diciembre de 2012

Son las 01:00 a. M en Nueva York, tengo un sueño que me muero y tengo que dejar las maletas en la puerta, me recoge la compañía de aviones de mi padre y de mi madre, he estado con Louis un par de veces en Nueva York, cuando estuvo de gira, y un fin de semana que se pudo escapar. Al principio no le sentó muy bien que fuera a La Julliard pero luego entendió que era lo que realmente quería hacer. Era un día antes de su cumpleaños, le había comprado un pijama entero de esos que tanto le gustaban, lo gracioso fue que me encontré a los chicos de ''The Fray'' y les pedí que me lo firmarán, es decir, que tenía un entero firmado por todos los de ''The Fray'' Él estaba en Doncaster y pasaríamos las Navidades las familias Tomlinson-Carter-Jones, todos sabían que iba menos él, pensaba que iba a llegar mas tarde por cosas de vuelos, lo teníamos bien engañado. El año nuevo me dijo que me iba a llevar de viaje, aún no se a donde. Me subo en el avión y a las pocas horas de vuelo, me entra un sueño tremendo...
Atención pasajeros, hemos llegado ha nuestro destino Londres-Healtrow, esperemos que hayan disfrutado de nuestros servicios. La hora local son del 24 de Diciembre las 2 de la madrugada.
Me subí a un taxi y tomé rumbo a la que era casi mi ciudad natal, Doncaster. Eran las 09:00. Vi como al llegar a casa de Louis, estaban saliendo nuestros padres y nuestros respectivos hermanos, estaba solo en casa, genial me vieron salir del taxi, me dieron un abrazo y me dirigí a la puerta de entrada.
Toco a la puerta repetidas veces.
-Si eres el cartero, puedes pasar las cartas por debajo de la puerta
Seguí tocando.
-Si eres mi madre o mis hermanas, estoy bien.
Seguía tocando a la puerta.
-A no ser que seas Amanda deja de tocar a la puerta.
Continué tocando a la puerta.
-Esto es una broma de mal gusto, Amanda viene el día 26.
-O abres la puerta o la tiro abajo.
-Imitas muy bien la voz de mi novia.
Me asomé a la ventana llevaba la chaqueta de la nieve con unos pantalones super gordos que me compré en NY y un gorro blanco con varias borlas, levanté las maletas. Ni caso. Comencé a dar en los cristales para que me mirara, abrió los ojos como platos y se fue a la puerta.
-¡Amanda, te he echado tanto de menos!
-Has llorado.
Se paró en seco, sabía que me había dado cuenta.
-¿Como lo has sabido?
-Tienes los ojos rojos y la nariz hinchada, y no me vengas con la excusa de que estas constipado porque cuando te pasa, se te pone la voz muy aguda, y ahora la tienes muy ronca.
-Eres un hacha. -intentó abrazarme pero lo paré en seco-
-Si me quieres abrazar, besar, o cualquier cosa que no hemos hecho durante el mes que hemos estado sin vernos, me tienes que decir primero que ha pasado.
-Que, pues que, que... que, llevo todos los días sin ti llorando como una nenaza.
-Es cierto.
-¿Cómo lo has vuelto a saber?
-Porque vas a llorar y yo también
Nos abrazamos, probablemente el abrazo más largo de toda mi vida, no había echado tanto de menos a una persona en tanto tiempo.
-Y no eres una nenaza, eres un chico tonto de 20 años.
-21
-No, te faltan 3 horas, 47 minutos y 13 segundos.
-Eres una llorona.
-Y tu un llorón.
-Pero llevas mi chaqueta.
-Y me sigue quedando genial.
-Pues sube, deshaz las maletas y ponte guapa.

''Simplemente lo que a veces solo se necesita es que esa persona sepa quien eres
que solo sabes quienes sois, el y tu, porque él es, él es, el que te hace suspirar de esa manera, el que te hace sonreír a cada instante, por el que siempre piensas en todo lo que haces, porque simplemente él es.''

Era la letra de un sencillo que habíamos grabado a principios de verano, pero ya habíamos conocido a los chicos, muy raro, me instalé en la habitación de Lottie, en la cama de nido que tenía. Me eché a dormir un poco, el jet lag afecta mucho. Voy cerrando los ojos hasta que no veo nada.

domingo, 13 de enero de 2013

CAPÍTULO 18


No me quería decir a dónde íbamos, genial, por suerte esta vez no le tenía que decir la línea del metro o deducir a ciegas en que sitio estábamos.
-Una cosita de nada.- empezábamos bien- ¿Sabes donde esta está dirección? -ya decía yo que este chico muy buena orientación no tiene.
-En la próxima calle, gira a la derecha y sigues recto. ¿Y que peli será?
-Mierda. La próxima vez te llevo a Doncaster, que no te lo conoces.
-Por mi bien.
Llegamos al cine, decidimos no estar juntos en la cola de las entradas ni en la de las palomitas, por si la gente decía algo o había algún paparazzi suelto. Estaba en la cola de las palomitas hasta que se me acercó una chica bajita de unos 16 años con mechas rojas en el pelo, tenía los ojos muy grandes y me miraba con gran expectación.
-Perdona ¿Tu eres Amanda Carter? ¿La chica de Liberty Walk?
-Sí, la misma.
-¿Me podrías firmar un autografo?
-Sí por supuesto. -flipando en colores, ¡mi primera fan!- ¿Quieres una foto tambien?
-Me encantaría.
Le firmé un autógrafo y me hice una foto con ella, estaba alucinando bastante, Louis llegó con las entradas pero no me dejó ver la película impresa en la dicha
-Vas a mantener la peli en secreto todo el rato.
-Hasta que se encienda la pantalla, sí.
-Chico listo.
-Aparte tenemos que celebrarlo.
-¿Celebrar el qué?
-Que llevamos un me semi-oficialmente con ruptura incluida, y viaje a Manchester sin enterarnos que nuestras madres lo supieran y tu primera fan.
-Tenemos doble celebración.
Entramos a la sala, le dimos al chico las entradas y nos dejó pasar. En el cartel que había en la puerta se podía leer ''The amazing Spiderman'' pero preferí callarme y gastarle una broma.
-¿Sabes cuales son las tres pelis que mas odio? El señor de Los Anillos, Esa que sale Morgan Freeman y Spiderman.
-Mierda.
-Y tu vas y te lo crees.
-Eres mala. Por eso te quiero.
-Y yo a ti.
Nos sentamos en las sillas, la sala estaba vacía, y mas que ver la pelicula estuvimos todo el rato comindo palomitas, besarnos, y hacer tonto. Una vez esta acabó, salimos y nos montamos en su coche, no queríamos llegar tarde para que nadie levantara sospechas. Éramos tan sumamente idiotas que no parabamos de sonreir, abrí la puerta de mi casa. Y nos encontramos a su madre y a la mia en unas sillas a escasos metros de la puerta. Mi madre comenzó a hablar.
-¿Cuánto tiempo lleváis? -miré a Louis, y asintió.
-Hoy hacemos un mes.
-¿Y cuándo pensábais decirnoslo?
-Mañana cuando viniera Charles. -dijo Louis.
-¿Y la gente lo sabe? Me refiero al resto de los dos grupos.-Dijo Jay
-Sí - Le contestó Louis.
-Bueno -dijo mi madre- ¡he ganado la apuesta! me debes un masaje de pies.
-Voy a por la crema -dijo Jay.
-Yo me subo arriba, hoy toca noche de chicas. -Louis y yo nos quedamos un poco cortados, no sabíamos que hacer delante de nuestras madres.
-Por nosotras podes hacer vuestros mimos de pareja.
Nos dimos un beso y subí arriba, el se quedó con nuestras respectivas madres y yo llegue con las chicas en nuestra noche. Me bombardearon a preguntas, y con suerte puede contestar a todas. Me puse el pijama y me uní a la ''fiesta''.
-Bueno es la hora. -Dijo Nicole.
-La hora de jugar a verdad o reto. -teníamos una botella vacia de coca-cola y con ella determinabamos a quien le tocaba contestar.
-Vale, Amanda te ha tocado. Verdad o Reto.
-Verdad.
-¿Habéis visto la película, o habéis echo otras cosas aparte de ver la película?
-Lo segundo.
-Necesitamos saber mas. Detalle a detalle.
-Pues a ver entramos a la sala y nos sentamos en la ultima fila, empieza la peli, nos aburríamos y ha empezado a atiborrarse de palomitas, y le he dicho que parara y le he puesto la mano en la boca, el la ha quitado y me ha besado y hemos estado asi hasta como a la mitad de la peli que nos hemos dado cuenta que habían dos abuelos mirando y hemos tenido que parar y hemos empezado a volver a comer palomitas y se ha repetido lo mismo de antes pero en el suelo, no penseis mal de verdad y luego hemos visto el final y nos hemos puesto a llorar.
-¿Y por que habéis llorado? -Preguntó Lottie.
-Porque el final de la pelicula es precioso -dije imitando llorar.
-Precioso. Mañana viene tu padre, como se lo vais a decir.
-Lo de mi padre es mas complicado, mi madre ya lo sabía todo, pero mi padre solo sabe que Fred y yo ya no estamos juntos, y cree que Louis solo esta aquí de visita con su madre y sus hermanas, o sea vosotras.
-Vaya... una cosa así ligera. -Dijo Kris- Lo que pasa es que Eleanor y yo tenemos un problema... y gordo.
-¿Que pasa?
-Tu padre cree que yo sigo saliendo con tu hermano, y que Eleanor es la novia de Louis.
-No, eso tiene que ser una broma, no, no, no. De verdad, que es una broma. Llama a Zayn, a Louis y a mi hermano. Esto hay que hablarlo.
Kristel, bajó a por los chicos y Eleanor y yo salimos a la terraza. Me puse a dar saltitos, cuando me ponía nerviosa, siempre lo hacía. Subió mi hermano, al verme se quedó a cuadros.
-¿Qué ha pasado Elton?
-Problemas con papá. Piensa que Eleanor está con Louis, y que tú sigues con Kris.
-Vale, busquemos una solución. Esto hay que tomarselo con calma. -Mientras subieron Louis y Zayn.
-Nos lo ha contado por el camino -Dijo Zayn- Esto no mola.
-Y tanto. -le contesté. Louis se incorporó a mi lado y me cogió por los hombros, me hacía sentir especial.
-Yo he pensado algo, pero es una locura y no creo que le guste a nadie.-Dijo Eleanor-
-Tu dilo, cualquier alternativa es buena.
-Bueno pues he pensado, que si lo sabe todo el mundo, todos podrían cubrirnos la espalda. Y no creo que tengan ningun problema.
-O ir directos al grano -dijo Charlie- Ya sabes que a papá no tiene un pelo de tonto, y además de un momento a otro se lo tendíamos que decir.
-Me parece bien, conociendole, no se lo tomaría bien si descubre que todo el mundo está en su contra. y aún así no creo que lo lleve demasiado bien.
Todos asintieron, y pensaron lo mismo, mañana se lo diríamos, era lo mas ''sincero''.

A la mañana siguiente...

Habiamos dicho de ir todos a la piscina del jardín, queríamos divertirnos un poco antes de que llegara mi padre y tener que soltarle toda la historia. Estaba tirada en una tumbona hablando con Lottie y con Kristel y los demás, estaban en las piscina haciendo el gamba. No es que tuvieramos una charla muy interesante, pero no había gana de ir a la piscina, eran las 10:00 a.m y no es que hiciera calor precisamente.
-Tengo frío.- Dicho esto Kristel cogió una toalla y se la puso por encima.- Es que hace frío.
-No te lo pongo en duda, esta mañana está refrescando bastante.
Vimos a Louis a Zayn y a Charlie correr hacia nosotras.
-¡Abrazo mojado! -Gritaron todos al unísono- Es hora de mojarse. -Ví que Kris se quedó de piedra al ver el Porche Rosa chillón que se acercaba cada vez a mi casa, detrás iba un Nissan Negro, ambas sabíamos que iba a pasar.
-Amanda, te va tocar pelear.
-Mi pequeñaja viene y su hermana también, tengo refuerzos.
-Pero como humanas que sois tenéis un punto débil.
-Lo sé, y en ese juego no hay quien le gane.
-Pero tú llevas ventaja.
-Cierto, y una ventaja, buena, muy buena.
Explicación: Las chicas que iban en el porche cusri eran mis querídisimas primas adoptadas Amy y Meredith, ésta primera quería fuera como fuera a Louis, La familia del coche negro son mis tíos Robin y Leonard, y sus hijas, Beth y Liberty, sí, mi prima Liberty existía de verdad, de 14 y 4 era como mi hermanita, nos teníamos mucho cariño. Las dos zorras, con perdon, fueron a saludar a mis padres que estaban en el porche tomando té y vinieron lanzadas a por nosotras, o mejor, ellos.
-¡Louis! -Exclamó Amy, en serio un dia de estos me la cargaba.
-Oye en serio, va a venir una niña de 4 años y no va a ser sano para ella ver a una de sus ''primas'' guarreandose con el ídolo de su hermana, no se, es por dar una idea. -Me miraron con asco y sonreí falsamente.
-¡Amanda!
-¡Liberty! -A Louis se le atragantó el agua que había empezado a tomar-
-¿A que no te lo esperabas? -Le miré y negó con la cabeza.
-¿Y tu hermana?
-Se ha metido dentro, se ha puesto a respirar muy, muy rápido en el coche.
-Bueno pequeñaja es hora de que conozcas a mis amiguetes. El es Zayn y él es Louis.
-¿Louis es el chico guapo?
-¡Disciminacion a los Zayn's de este mundo! -Gritó éste.
-Pero tiene razón, y mucha, un placer conocerla señorita Liberty.
-Para tí Liberty Norah Carter-Jones.-Abrió los ojos como platos y agachó la cabeza aguantandose una gran carcajada, seguro que a los dos se nos pasaron los mismos recuerdos de la noche del baile.
-Esto es demasiada coincidencia, ¿nos vamos a ver a tu hermana, princesa?
-¡Sí!
-Me voy con vosotras, me está entrando frio.
-Ves como hace frio...
Entramos Louis, Liberty y yo a la casa, él y yo íbamos cogidos de la mano y el tenía a Liberty cogida en brazos, pasamos por al lado de mis padres y se empezaron a reír. Vimos que Beth estaba dando vuertas por el salón. Y gritando.
-Beth.
-Ahhhhhhhhhhhhhhh. Que fuerte, que fuerte, que fuerte. No me lo puedo creer, esto es muy fuerte.
-Mi hermana está loca.
Entonces apareció Jay.
-Ha sido verme y ponerse así.
-Beth, si quieres seguir viva no salgas.
-¿Hay más?
-Hay CUATRO más.