Cosas que pongo :P

domingo, 8 de abril de 2012

CAPÍTULO 3


-¿Pero que pasa?, ¿que es vuestra? - Pregunté extrañado.
- Pues la historia tiene chicha, hace tres años, gracias a una tía de Brenda, pusieron una canción de nuestro grupo de música en la radio, después de eso una de las 6 que éramos en el grupo se puso muy pesada, y lo dejamos, pero, desde hace dos meses a Amanda le da por componer profesionalmente, y queremos volver con el grupo, el problema es que nadie quería componer para nosotras, por suerte un día en casa de Amanda empezamos a cotillear, por todos los sitios, y debajo del colchón de su cama encontramos, miles de partituras y desde hace dos meses aparte de pertenecer al grupo, es nuestra compositora, hace dos semanas a las 3 de la tarde compone para nosotras y ahora ha acabado nuestro primer sencillo.
-Si, ya lo he acabado-
-¿Pues a que esperas?- Le dije - Llama a tu familia, a tus amigos, a tus padres, esto tiene que saberlo todo el mundo.
-Dios Liam ¿que estas diciendo?- Me dijo Chelesea muy extasiada -
-¿Pero que pasa?
Mientras hablabamos sobre aquello, Amanda había salido corriendo, y Louis detrás de ella, no sabía lo que pasaba, pero me sentía preocupado.


(Narra Louis)


Salí detrás de Amanda, corría como un loco, hasta que la alcancé, la sujeté con delicadeza, pero con fuerza para que no se escapara, me sentía preocupado por ella.
-Ei, pequeña, ¿que te pasa?
-Nada, no me pasa nada.
-Pues yo no diría eso.
-Dime que no se lo dirás a nadie
-A nadie, te lo prometo.
-Cuando Liam ha dicho lo de los padres, no he podido aguantar.- Una lágrima cayó por su mejilla y se apoyó en mi, no paraba de llorar.-
-¿Pero que te pasa?
-Si recuerdas, hace dos semanas hubo un accidente de avión que se estrelló en París-
-Si, si que lo recuerdo-
-Pues en ese avión murieron mis padres, el era el piloto, perdió el control de los motores y mi madre era azafata, por eso he roto a llorar por que nada mas pensar en ellos... he recordado, cuando ellos estaban vivos, cuando ellos me consolaban,cuando cada día que venía triste de la escuela, siempre me recibían con una sonrisa en la cara, y ahora eso ya nunca va a volver, y pensar de que yo lo podría haber impedido.
-Psss... tranquila, ahora estas bien, tienes a tus amigas en Londres, y seguro que tienes mas familia.
-Ahí te equivocas, después del accidente, sólo me quedaban mis hermanos, uno es cooperante en la India, y el otro después de saber la noticia se suicidó. Ya solo me quedan las chicas. Me siento complétamente sola.
Ya no sabía que decirle, su historia parecía tan trágica, y tan brutal, tan joven y huérfana, sinceramente, me sentía fatal por ella, quería que se sintiera mejor. Hasta que empezó a hablar con ella misma en voz alta.
-Bueno, y como decía mi padre, después de cada caida que tengas, levántate con una sonrisa, y aprende a caminar de nuevo.
-Que poético, muy bonito.
-¿Por qué tendras ese don de hacer reir a la gente siempre?
-No lo se, supongo que será genética- Esbozó una pequeña sonrisa y continuó hablando.
-Ahora será mejor que entre dentro, y me disculpe por haber salido tan bruscamente, ellos no tenían la culpa.
-Te acompaño.


--MIENTRAS TANTO EN LA CASA--


(Narra Liam)


-¿Pero que que dicho?
-Dios Liam la has liado, esto no va a salir bien, Amanda está...muy mal - Dijo Chelsea muy preocupada.
-Chelsea, no te enfades, el no tiene la culpa- Dijo Nicole intentando tranquilizarla.
-Pero es que no lo entiendes, tu no la has visto en mi casa llorando todas las noches, se te parte el alma, ella que siempre había sido tan alegre, tan graciosa, y ahora está como una manzana podrida.
-Mentira!- Dijo Amanda levantando la voz.- Yo no soy una manzana podrida, eso te lo has inventado tu, soy mas como un unicornio.
-Claro, un unicornio rosa, con flores, no te jode.
-Rosa no, azul, que soy Amanda por Dios Chelsea di que no me conocieras. Cállate antes de que me de otra vez por tirarte lacasitos a la cabeza.
-Definitivamente, ya está recuperada, me entran ganas de comer.- Dijo Brenda con tono de presentadora de un telediario.-
-Alguien va a decirenos que está pasando- Comenzó a decir Zayn con un tono de voz mas alto de lo habitual.
-Kristel, por favor haz los honores.-
-¿En serio Amanda?, ¿De verdad no quieres decirlo tú?.-
-No, estoy sin fuerzas.- Se sentó en un sofá y comenzó a mirar por la ventana, sus ojos cristalinos, no paraban de observar el pequeño pino que había en el jardín, suas mejillas estaban completamente coloradas.
-Pues, haber como lo digo, creo que lo diré de un tirón, buff, los padres de Amanda murieron hace dos semanas, hala ya lo he dicho.
-Pero yo, no sabía nada, siento haber dicho eso, yo, no sabíamos nada...- Así una cosa llevó a la otra, estuvimos un semana sin vernos, sin hablarnos, sin dirijirnos ni un mísero mensaje, hasta que que el destino se volvió a cruzar en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario