Cosas que pongo :P

domingo, 11 de agosto de 2013

CAPÍTULO 24


-Vas a bajar.
-No, no Louis que me da mucho miedo.
-Pero si es fácil, solo tienes que poner un pie aquí, e ir bajan...
Vi como iba cayendo por las escaleras, temo por su vida. Bajo las escaleras como un rayo y lo cojo por la espalda antes de que siga cayéndose. Veo que se intenta ocultar la cabeza.
-Eres un jodido cabrón. Te has tirado. Joder Louis podrías haberte matado.
-¿Estas enfadada?
-Pues sí, bastante.
-Pues ahora date la vuelta y mira todo el tramo de escaleras que has bajado.
-Oh Dios, lo he hecho, LO HE HECHO. Soy una crack, una crack, una una una crack.
-¿Que narices estas haciendo?
-Es el baile de la victoria.
-A ti lo que te pasa es que eres tonta.
-Oye, un respeto a tu prometida.
-Suena precioso viniendo de ti.
-Y es precioso que hayas hecho esto.
Comenzó a sonar mi teléfono. Miré a Louis. Nos habían jodido nuestro pequeño momento.
-Venga cógelo

-Conversacion telefónica-

-¿Quien llama?
-Mandy, soy Cameron.
-Te he dicho miles de veces que no me llames Mandy.
-Tenemos que decirte algo, tengo el altavoz puesto con Christina.
-Vale. Hola Chris.
-Hola Amanda.
-Louis y tú vais a ser tíos.
-¿Que? ¿Va en serio?
-Amanda tía tengo unas arcadas que no puedo y las tetas como dos piedras asi es que no me vengas con coñas.
-Vale vale tranqui. NO ME PUEDO CREER QUE VAYA A PASAR ESTO. -comecé a hablar español con Cameron-
-A que te ha hecho ilusión.
-Un montón. Ya verás cuando se lo diga a Louis.
-¿Y a vosotros como os va por Punta Cana?
-Genial, ya te contaré cuando volvamos.
-Eso suena bien. Espera, ¿es que no te vas a quedar allí de por vida?
-No seas cabrón y cuelga que luego ya verás como te va a subir la factura del teléfono.
-Vale enana. Muchos besos. 
-Tambien para vosotros.

-Fin llamada telefónica-

Me dí la vuelta colgando el teléfono. Louis estaba arrodillado delante de mí.
-¿Es que te pensabas que te ibas a quedar sin anillo?
-Oh, es que te comía a besos y no paraba.
Me colocó el anillo en el dedo. Era precioso. Me quedé mirándolo tiempo. Bueno no mucho. Lo abracé. Como nunca había abrazado a nadie. 
-Vamos a ser tíos.
-Anda, y será verdad.
-Sí, no me lo puedo creer.
-Tu tienes algo pendiente conmigo.
-¿A si?
-Si...
-Pues no se de que me estas hablando... igual vas a tener que refrescarme la memoria.
-¿Que te refresque la memoria? Pues no se como... Igual así.
Me tiró a la arena quedándose él encima de mi. Me besaba, casi no me acordaba de como besaba. Me mordió el labio inferior a lo que contesté con un suave gemido. Se deshizo de su camiseta. Entonces me puse a pensar, seguro que quería hacer eso. Lo había pensado durante todo el día y estaba segura de que sí. Lo iba a hacer.

A la mañana siguiente...

Me despierto, pero no estoy en la playa, estoy en la cama pero Louis no está. Me ha dejado una nota en mi mesilla de noche.

''Eres la dormilona mas guapa que he visto nunca. He salido a la playa, no tardaré mucho''
                              Te quiero
                                                                             Louis xxxx.

Me asomé a la ventana de la habitación. Tampoco estaba en la playa, este chico me estaba empezando a preocupar, aunque me estaba entrando. Salí a la cocina y me hice mi cola-cao. Hasta que un ruido de bolsas me despertó completamente.
-A la cama.
-¿Qué? Ahora que estoy despierta del todo no.
-Yo que vengo de hacer la compra y te iba a llevar el desayuno a la cama.
-Si es que mira que cuando pones esa carita sabes que no me puedo resistir.
-Ya pareces mi abuela.
-Oye, oye un respeto a tu novia.
-¿Qué has dicho?
-Hay no, a tu prometida a tu prometida. 
-Vale, por esta vez te lo paso. Pero volviendo al tema. No hace falta  que te vayas a la cama.
-¿Ahora no hace falta?
-No.
-¿Y eso?
-Porque como te metas a la cama te voy a sacar esa camisa como sea.
-Oh Louis creo que me está entrando mucho sueño... será mejor que me vaya a la cama y que alguien me quite esta camisa que... Parece ser que me queda mejor que a tí.
Salí corriendo de la cocina para meterme en la habitación y cerrar la puerta con pestillo antes de que Louis entrara.
-Amanda dejame entrar.
-No, si tanto quieres entrar inténtalo. Vamos, eres listo Tomlinson.
Oí como intentaba echar la puerta abajo. No pudo. Pobrecito. Enconces comenzó a dar golpes en la puerta.
-Amanda, cariño. Dejame entrar.
-Por mucho que digas ''cariño'' no creas que vas a entrar.
-¿Y si te canto una canción?
-No no no.
-¿Y que quieres que haga para poder entrar?
-Un masaje de pies. Y me vas a pintar las uñas. Y... que más ah si, Como no me beses un mínimo de 40 veces diarias me voy a enfadar...
-¿Eso es todo señorita?
-Bueno, eso y que entres y me quites la camisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario